El Ojo Curioso
Jueves 21 | Agosto 2014
Ingrese texto de busqueda
| NOTICIAS |
Información General

Viernes 9 de Diciembre de 2011 02:13

Celeste y Thiago, los nombres de bebés más elegidos en el 2011 en Mar del Plata

Aunque los padres siguen eligiendo nombres cortos para nenas y de origen bíblico para varones, este año la televisión y el cine renovaron otra vez el ranking y sumaron nuevos nombres inspirados en sus personajes.
Celeste y Thiago, los nombres de bebés más elegidos en el 2011 en Mar del Plata

Según un relevamiento realizado por la Jefatura de Gabinete de la Provincia de Buenos Aires en los 490 registros civiles bonaerenses, uno de los nombres más pedidos este año para niñas fue Isabella, popularizado por la telenovela peruana “Isabella, una mujer enamorada” y por la protagonista de la serie estadounidense Crepúsculo: Isabella Marie Bella Swan (luego Isabella Marie Bella Cullen), escrita por Stephenie Meyer y llevada al cine en cuatro películas consecutivas.

Para las niñas nacidas este año en la Provincia, en promedio los más elegidos fueron: Isabella, Valentina, Sofía, Juana, Martina, Morena, Mía, Lola y Alma.

La influencia de la televisión y del cine es muy fuerte. También inciden los nombres que eligen los famosos para llamar sus hijos. Isabella se popularizó este año, pero se suma a otros también inspirados en la tele como Lola, Mía y Jazmín. La tendencia siguen siendo los nombres simples, cortos y únicos”, explicaron desde el Registro provincial de las Personas.

Para los varones uno de los más elegidos fue Benicio, nombre del villano de la serie “Herederos de una venganza” que puso al aire Canal 13 este año y que encarnaba el actor Benjamín Vicuña. “Benicio es uno de los nombres nuevos que se están usando para los nenes, un nombre también bíblico que hizo popular la novela Herederos de canal 13. Sin embargo, el más pedido es Benjamín, seguido de Bautista, Mateo, Santino y Valentín. También vuelven algunos nombres de generaciones anteriores como Santiago, Nicolás, Ignacio y Felipe”, agregaron las fuentes consultadas.

En toda la Provincia, este año para los niños los padres eligieron: Benicio, Benjamín, Bautista, Thiago, Santino, Joaquín, Santiago y Valentín.

En Mar del Plata, la tendencia fue la siguiente, en el caso de los nombres para varones los más elegidos fueron: Thiago, Benjamín, Valentín, Joaquín y Santino. Para las nenas: Celeste, Lola, Martina, Valentina y Morena.

En la delegación del Puerto, Magalí, la encargada de la inscripción de nacimientos en esa dependencia, informó que los nombres más utilizados para varones fue: Thiago, Ciro, Benicio, Pedro, Felipe y Lisandro; mientras que para las nenas fueron: Renata, Lola, Pilar, Juana y Emma.

Desde esa delegación también informaron de un caso particular, la inscripción de una beba bajo el nombre Kiara Mae Bree. Magalí explicó que Kiara significa Clara y que para contar con la aprobación de este nombre se deben respetar las pautas de la ley en vigencia, esto es que el nombre sea real, coherente, que puedan justificar su origen o su etimología.

En el caso que el nombre sea confuso o extraño se les pide que una autoridad competente como la Facultad de Humanidades les facilite una certificación del origen del nombre o la etimología del mismo.

Desde el Registro Provincial de las personas se destacó que “el derecho a la identidad es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano y que le aseguran a cada persona hacer valer otros derechos” y recordó que la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, dispone en el artículo 12, que todas las personas en la Provincia gozan del derecho de conocer la identidad de origen.

El artículo 7 de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) indica que “el niño será inscrito inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de los posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos”. Así mismo, en el artículo 8, manifiesta que “los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares”.

Los gustos por ciudad

En la ciudad de La Plata, los nombres más solicitados fueron Isabella, Lola, Valentina, Sofía, Martina y Juana.

En Bahía Blanca, Isabella también fue el más pedido, le siguen Emma, Jazmín, Martina y Sofía.

En Necochea la tendencia fue: Isabella, Emma, Mia, Renata, Catalina y Lola.

En Junín Sofía, Valentina, Juana, Delfina y Lola.

En San Isidro, Uma, Mía, Jazmín, Morena y Valentina fueron los más populares en 2011.

En Quilmes, Isabella, Luna, Jazmín, Brisa, Martina y Alma.

Mía y Sofía, también están entre los más solicitados en La Matanza. Allí también inscribieron muchas bebas como Maira, Agustina y Valentina.

En Tandil, los papás prefirieron los nombres Catalina y Emma, seguidos de Jazmín, Lola y Lucía.

En Avellaneda, lidera el ranking Ian, seguido de Tomás, Benjamín y Joaquín.

Lautaro es uno de los más solicitados en Lomas de Zamora, Isidro muy popular en La Plata y Tiziano y Thiago en San Isidro.

En San Nicolás, para varones todos bíblicos: Benjamín, Santiago, Bautista, Joaquín y Santino.

En Tigre pasa algo similar: Lautaro, Valentino, Santino, Thiago y Ezequiel.

En Necochea, Valentino, Bautista y Benicio son los más elegidos.

En Junín, Benjamín, Thiago, Felipe, Valentino e Ignacio.

En la Provincia de Buenos Aires existe un listado orientativo para facilitar la elección de nombres. La ley que regula el uso de Nombres preserva a las personas y garantiza que el nombre sea claro respecto del sexo del bebé y que no lo afecte en su vida de relación, ya sea por resultar ridículo o pasible de confusión. La ley nacional 18.248 fue sancionada en 1969 y tuvo reformas en la década del ’80. Establece que el nombre no puede ser ridículo ni extravagante ni contrario a nuestras costumbres. No puede expresar tendencia política o ideológica; o suscitar equívocos respecto del sexo de la persona. También dice que no se aceptarán nombres extranjeros, salvo los castellanizados por el uso (por ejemplo Jhonathan) o los nombres de los padres, si fuesen de fácil pronunciación y no tuvieran traducción en el idioma nacional.

Fuente: Diario El Atlántico